Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
 
 
CEM 16 General Roca
Blog del Centro de Educación Media n° 16 de Gral. Roca
22 de Junio, 2010 · General

CUENTOS INSPIRADOS EN "HISTORIAS DE CRONOPIOS Y DE FAMAS"

LOS GRANDES AMIGOTES.

Por Nicolás Fotti

 

Los cronopios eran amigos de los famas, ¡bahh!, no tan amigos. Pero este caso que les voy a contar ahora es un caso especial de un cronopio, un fama y una esperanza.

Un  27 de febrero era el cumpleaños del cronopio, el cual iba caminando triste por la vereda, ya que lo había dejado su novia, una cronopia. El cronopio,  mientras iba para su casa caminando,  se cruzó con un fama.

El fama también estaba triste. La razón es que había perdido a su mamá.

Por esa razón,  andaban  muy tristes los dos. E l cronopio y el fama se contaron toda su vida. Al finalizar la charla, ya más en confianza y con más cosas para contarse,  el cronopio le propuso al fama ser su amigo y el fama le respondió que si.

Dos días después se encontraron en la plaza San Martín, donde habían arreglado la cita.  Se pusieron a charlar y luego a jugar a la pelota, ahí en medio de la plaza pero… ¡se les cayó la pelota a un pozo!. No la podían sacar. Había quedado atascada.

 Después de unas dos horas de intentar sacar la pelota del pozo, el cronopio, ya cansado, se tiró al suelo boca arriba y vio algo rojo en la copa de un árbol. Entonces se paró, miró de reojo (miró bien) y le preguntó:

-¿Cómo se llama usted?

Y ésta respondió:

- Me llamo Esperanza.

 Entonces el cronopio le preguntó:

-  ¿Por qué estás llorando?

 Y respondió la esperanza:

-  Estoy llorando porque no tengo ni conozco amigos. Estoy sola en esta vida.

Entonces él dijo a la esperanza:

-  Pero nosotros podemos ser tus amigos.

La esperanza le dijo que si,  que le encantaba la idea de ser amigos.

Al cabo de un tiempo el cronopio conoció a una cronopia muy bonita, quien luego se convirtió en su mujer. También el fama conoció a una mamá sustituta,  que lo cuidó  como si fuera su madre.  Y conoció a su vez,  una mujer muy bonita.

Pero no nos olvidemos de la esperanza, la esperanza conoció a un esperanzo, el cual se convirtió en su novio y también por medio de “facebook”, conoció a un montón de amigos más. Al fin y al cabo los amigos tristes ahora son las personas más felices del mundo.

 

FIN

 

Historia de una amistad

Por Guadalupe Zumpano

 

Estaba un día un hombre llamado Fama en una confitería. Era descuidado, malo, cauteloso. Se encontraba sentado tomando un café, cuando se acercó un señor,  Esperanza. Era un poco despistado siempre con sus zapatos desatados.

Él le  propuso a Fama tomar un café y charlar, ya que los dos estaban solos en esa confitería.

Hablaron de todo tipo de cosas, su familia, trabajo, gustos, amores y más. Tenían muchas cosas en común.

Después de ese día,  pasó como un mes y ellos no se volvieron a ver, se sentían tristes porque se creían buenos amigos. Con solo hablar unas pocas horas, se dejaron un buen recuerdo.

Pasó el tiempo… Formaron su familia. Los dos ya tenían su mujer, con su hijo en el vientre.

Fama decidió viajar un día de vacaciones de verano para conocer un poco más de otros lugares. Y después de tanto discutir lugares, quedaron en que irían a España.

Fama fue con su esposa  a sacar los boletos para una semana después. Con mucha emoción comenzaron a preparar sus cosas para viajar.

¡Llegaron! Ansiosos buscaron un hotel, dejaron las cosas y empezaron a recorrer el país.

Después de horas de conocer distintos lugares, entraron al último local,  porque estaban muy agotados de ese día. El lugar parecía un museo y tenía de todas clases de cosas, dinosaurios, estatuas, historias, etc.

Al salir, el Fama quedó totalmente duro, mirando fijo hacia adelante,  no podía creerlo… ¡Se reencontró con su gran amigo, Esperanza!

Muy contentos,  se abrazaron por su encuentro. Fama lo invitó a cenar junto con su esposa.

A las 21.30 llegó Esperanza y su mujer. Se presentaron y empezaron a comer mientras se contaban todo lo que les había pasado…, cómo conocieron a sus esposas, cómo les había ido económicamente, y más.

Pasaba el tiempo y Fama todavía seguía en España. No se quería ir, no quería volver a perder a su amigo, también sus hijos se hicieron buenos compañeros.

Una mañana entró Esperanza a la casa de Fama a decirle algo. Le dijo que le proponía que se quedaran en España, que ellos les prestaban un departamento  hasta que salieran adelante, y todo lo que necesitaran.

Muy felices, aceptaron la propuesta de sus queridos amigos, les avisaron a sus familiares y ahí se quedaron.

A pasar el tiempo, el nene creció, empezó el colegio. Fama y su mujer empezaron a trabajar y pudieron conseguir su casa. Definitivamente felices se quedaron a vivir en ese lugar.

 

 

Continuará…

 

 

A través de la ventana

Por Chiara Palacios

 

Una tarde de sol, cuando yo estaba en mi cuarto al lado de la ventana que daba a  la calle vi una extraña criatura que estaba en el medio de la calle (era roja, con pinches y ojos blancos).

Salí muy rápido de mi cuarto  a buscarla, cuando llegué a la calle ella no estaba, se había ido o tal vez se escondió, pero yo no la ví.

Volví a mi cuarto y me quedé observando, a ver si aparecía y sí, estaba exactamente en el mismo lugar donde estaba la primera vez,

Me quedé observándola un rato, pero no me resistí y fui a ver.

Ella desapareció de nuevo. Yo no entendía muy bien  por qué razón se iba,  no encontraba una razón lógica, aunque no es muy normal que se aparezca una criatura extraña en el medio de la calle.

Poco tiempo después, volví a observar por la ventana tratando de que el o ella no me viera.

Estuve observándola varios minutos, y nada, no se movía. Decidí ir afuera a buscarla a la calle. Como todos ya saben, cuando llegué  ya se había ido. Pero comencé a buscarla.

Dos o tres horas después me llamaron de mi casa para que vaya adentro porque ya era tarde.

Al otro día cuando desperté y lo primero que hice cuando me levanté fue subir la ventana y mirar hacia afuera.

Fue muy raro… No estaba… ¡la criatura no estaba! Fue entonces cuando cerré la ventana y apareció de repente. Me di cuenta que solo podía verla a través del vidrio o tal vez de la ventana, de mi ventana.

Pocos minutos después,  fui al patio a buscar vidrio. Suena raro pero así fue, fui a buscar vidrio para poder ir a verla. Fui y pude verla y tocarla. Era algo extraña por ser roja, o rojo con pinches y ojos blancos.

Ella salió corriendo y  yo la seguí.      Llegó a un lugar donde habían muchas iguales a ella.

También había otras criaturas que eran raras y distraídas, que no prestaban atención a nada. También había otras que bailaban y cantaban todo el tiempo, también eran porfiadas, amables y desordenadas.

Fue entonces cuando decidí ponerles nombres. A los primeros le puse Cronopios, a las otras Famas y Esperanzas.

Desde ese día empecé a ir todos los días a verlas y jugar con ellas y cada día llegaban más y con más me hacía amiga.

 

FIN

 

 

Crónicas

Por Lucas Yasar

La merienda…

Grupo de cronopios caminaba hacia “Merendar“. Cuando se cruzaron con grupo de esperanzas, campa bailaron juntos . Esperanzas se llenaron de cronopio y cronopios se llenaron de esperanza, cuando cronopio juzgó esperanza juntos jugaron juzgando. Cronopio corrió , saltó, bailó catala y tregua. Esperanza miró enfadada, esperanzas siguieron caminando. Cronopios siguieron su camino hacia “merendar” riéndose a carcajadas, catala espera espera cronopio.

 

 En el baño

Fama en el baño estaba, desaforado entró cronopio saltando pie por pie y agarrándose. Fama enojado exclamo:

      -¡Hueque cronopio maca maca !  Si cronopio hueque gritar ; faca a cronopio hueque hueque apúrate! 

Y cuando fama miró …charco verde en el piso quedó, y cronopio explicó:

-         cronopio waca no aguantar explicaciones.

Fama se paró y se fue.

 

Partido:

Partido de cronopios contra famas ….

-¡GOOOL!- grita cronopio.

-Catala espera, espera esperanza laide maca ,maca gol, gol anulado-respondió fama

-Fue gol ,campa cronopio,cronopio gol no hay excusa.

-NO, si maca campa no hay tregua ,campa no maca y no hay gol. Empatamos.

 

A despertarse:

La cama estaba habitada por Fama.  Fama estaba durmiendo. De repente un estallido de lata y de tapas de ollas inundó toda la casa … Dos cronopios que compartían la vivienda con Fama entraron desaforadamente a la habitación saltando y molestando al Fama con el fin de “Hacerlo enojar” ….Este se levantó (vestido obviamente) como si nada. Se peinó con gomina y se fue a su oficina.

 

Comprender la vida hablando

Por Mauricio Cari

 

Un día,  un ser llamado Cronopio, estaba caminando por la ciudad. Estaba alegre mirando las casas y tiendas hasta  que apareció un Fama malhumorado y enojado que le dijo:

- ¿Qué estas haciendo por aquí?

El Cronopio le contesto:

     - Aquí… mirando las tiendas hasta que termine la noche.

 El Fama, ignorando lo que decía, le dijo:

     - ¡Qué tontos que son ustedes! No saben disfrutar la vida.

Y el cronopio le dijo:

     - ¡Cada uno tiene su forma de disfrutar la vida!.

    Sorprendido de lo que había contestado, el Fama reacciono positivamente diciéndole:

     - Sí,  tenés razón para qué  pelearse si cada uno tiene su forma de ser. Y dialogado, los dos se entendieron y de a poco fueron siendo amigos.

        Al rato, llegó a la plaza,  aburrido y desganada, una Esperanza.

-          ¿Qué hacen ustedes juntos?...

-          Nada, sólo comprendemos nuestra vida hablando.

   La esperanza se empezó a reír a carcajadas hasta que el Fama se levantó y le pegó una piña en la cara.

       Y la Esperanza también le empezó a pegar y los dos se pegaron hasta que se cansaron. El Fama y la Esperanza se declararon la guerra. El fama estaba tranquilo, sabiendo que el Cronopio estaba de su parte.

       Al otro día los Cronopios salieron a la ciudad y se encontraron con muchas Esperanzas y los Cronopios fueron golpeados gravemente.

         Los Famas fueron a ver al hospital a los Cronopios para saber como estaban. Los Famas estaban dispuestos a vengarse de lo que los Esperanzas le habían Hecho a los Cronopios.

       Los Famas, preparados para vengarse, se dieron cuenta que faltaba un Fama y era justo el que se había peleado con la Esperanza.

        Entonces decidieron que un grupo fuera a pelear con ellos y otro a buscar al Fama. Pensaban que así iban a poder rescatar al Fama.

       Ellos sabían que donde vivían las Esperanzas era muy confuso, pero estaban dispuestos a todo, por recuperar al Fama.

        Los Cronopios, golpeados y sin fuerza, estaban dispuestos a acompañarlos también y así serían más para recuperar al Fama, y golpear a las Esperanzas.

        Los Famas partieron a la misión con los Cronopios.  Se dividieron en dos grupos. Uno de los grupos entró a la casa  y logró rescatar al  Fama. Salieron todos corriendo por todos lados muy contentos,  sabiendo que habían cumplido con su misión y jurándose que nunca iban a volver a esa casa.

        Los cronopios y famas fueron amigos para siempre. Las esperanzas, tras un tiempo, fueron comprendiendo las ideas de los Cronopios y la de los Famas y así se sumaron a la amistad de ellos.

                                  

                                                           Fin

 

“Conflicto por la mañana”

Por María Dora Salinas

 

   Una mañana de un resplandeciente sol y pajaritos cantarines, un Fama despertó alegre y cantando.

   El Fama cantaba tan fuerte que no dejaba que se luzca el canto de los pajaritos.

    Los pajaritos se enojaron y le dijeron:

 – ¡Fama no cantes!

Y el Fama le respondió:

– Yo canto porque quiero y no me voy a callar.

- ¡Fama cállate! Nosotros somos los que cantamos por la mañana.

- Yo estoy en todo mi derecho de cantar y hacer lo que se me de la gana, mejor váyanse.

 -Tu cantas peor que los perros y nos vamos porque queremos, no porque vos lo digas!

    El Fama, sin decir nada, les lanzó un jarrón con agua  por la ventana y sin querer, le pegó a un Cronopio que iba pasando por la calle.

    El Cronopio enojado le dijo:

- Fama,  antes de estar tirando jarrones a la gente deberías ORDENARLOS y me has mojado. ¡Recién me acabo de bañar…!

    El Fama, ofendido, le respondió:

- Dejá de hacer bromas, que vos siempre andas húmedo y parece que estas más verde que las bananas del verdulero. ¡Aparte yo si quiero, ordeno, y si no quiero no! Y se largó a reír.

    El Cronopio ofendido se fue sin darle una respuesta.

    El Fama se metió al baño y se lavó la cara.

    Mientras desayunaba pensaba en lo que le había dicho al Cronopio.

    Por la tarde, arrepentido, fue a la casa del Cronopio y le llevó como regalo al Cronopio un pastel para merendar.

    El Fama tocó la puerta del Cronopio y él  lo atendió diciendo:

- ¿Qué quieres ahora, Fama?

- Sólo traía este pastel para pedirte perdón y para que merendemos juntos.

- Bueno pasá, pero la próxima vez no te perdonaré.

    El Fama y el Cronopio estaban merendando cuando llegó otro Cronopio a la casa del Cronopio.

    El Cronopio que llegaba, saludó al Cronopio y luego al  Fama diciendo:

- Buenas tardes, Fama. Tregua catala espera .

    Y el Gama respondió:  

- Buenas salenas cronopio cronopio.

    Los dos Cronopios y  el Fama merendaron y conversaron hasta que se hicieron las doce de la noche, hora en la que cada uno se fue a su casa.

    Mientras el Cronopio se acostaba decía:

-  Espero que mañana no vengan a interrumpir mi canto esos molestosos pájaros con su odioso canto…

 

 

FIN

 

El Amor es solo por un camino

Por Guadalupe Quezada

 

   Una tarde de primavera, Esperanza salió a dar un paseo por el Cronopio. Para ella,  caminar sobre el pasto húmedo era la forma de conectarse con la naturaleza.

   En su paseo le dio de comer a unas ardillas y puso en un nido a unos pichones de paloma que se habían caído.  Todo era alegría hasta que, de pronto, su pie se vio atrapado en una trampa de conejos.
   Así estuvo dos horas sin poder sacar su pie. Ya el sol caía y el miedo comenzó a sentirse. De pronto, apareció un hombre que la ayudó a sacar pie. Era el mismo que había puesto la trampa.  Ella, agradecida, le ofreció su amistad y lo invitó a su casa cuando él quisiera.

   Ya en su casa pensaba la mala fama que había pasado esa tarde, pero a la vez se sentía muy feliz porque había conocido una persona que le había llegado al corazón.
    Después de dos semanas, una mañana golpearon su puerta. Al abrir vio a la persona que un día la había ayudado a desprenderse de una trampa.
    La invitó a pasar y comenzaron a hablar:
-Mi nombre es Esperanza- le dijo.
-Mucho gusto, yo me llamo Joaquín.
Claro, en el apuro ni siquiera se habían presentado
-Que bueno que me hayas visitado, no pude agradecerte lo que hiciste por mi.
-No es nada, además yo puse la trampa, era mi deber ayudarte- le dijo Joaquín, con una voz dulce.

    Así comenzaron a visitarse seguido y descubrieron que había más que una amistad.  Eran muy felices. Por eso decidieron sellar su amor en la unión del matrimonio.
     La ceremonia fue al aire libre en el  cronopio donde ella solía caminar, y donde se habían conocido.

     Luego de tres meses, Esperanza le dio la más bella noticia.  Iban  a ser padres por primera vez.  Eso terminaba sellando aun más el amor que sentía.
      Ella todavía no podía creer que de aquella caminata por el cronopio después de la fama que tuvo, encontraran la felicidad.
      Por fin llego el día del nacimiento. Tuvieron un hermoso niño al cual llamaron Joseph.
      Esperanza, Joaquín y Joseph formaron así una gran familia donde reinaba el amor por sobre todas las cosas.

FIN

 

La venganza de las Esperanzas

Por Moira Vázquez

 

  Un Fama bailaba delante de un bar. El Fama bailaba, bailaba y sólo lo hacía para molestar a las Esperanzas. Una de ellas se enojó y atacó al Fama.

  Lo lastimó y lo dejó tirado en una vereda. Llegaron tres Cronopios y lo ayudaron a levantarse, lo curaron y el Fama les agradeció.

  Tres días después el Fama se puso a bailar de vuelta fuera del bar. La Esperanza que lo había atacado anteriormente se enojó demasiado y trató de matarlo. El Fama escapó pero la Esperanza sin que el Fama se diera cuenta lo siguió hasta el lugar donde el Fama vivía.

  La Esperanza volvió al bar y planeó con las demás Esperanzas, atacar al Fama en su propia casa.

  Al día siguiente, los Cronopios se enteraron que la Esperanza y su grupo iban a atacar al Fama y ellos quisieron defenderlo.

  Los Cronopios buscaron a Cronopios y esos Cronopios buscaron a más Cronopios, para prepararse para atacar a las Esperanzas.

  El Fama no estaba enterado absolutamente de nada de todo esto. Uno de los tres principales Cronopios le fue a decir al Fama que las Esperanzas lo iban a  atacar.

  El pobre Fama estaba muy arrepentido de los que había hecho. Las Esperanzas se estaban preparando para atacarlo y no quisieron escucharlo y decidieron atacarlo.

  El Fama corrió, y corrió, y corrió y no llegaron a alcanzarlo, pero el Fama y las Esperanzas estaban seguros de que no se iban a rendir.

  El Fama fue en busca de los Cronopios y ellos fueron en busca de las Esperanzas para atacarlas, y asesinarlas.

  Las Esperanzas se arrepintieron porque tenían miedo a toda esa cantidad de Cronopios que los iban a atacar.

  El Fama les  pidió perdón por lo que había hecho  y les dijo que la próxima vez que pasara por su barrio seria sólo para beber y comer.

  Los Cronopios también se arrepintieron de atacarlas.

  Y ahora los Cronopios, las Esperanzas y el Fama son amigos y cada día de la semana toman algo juntos.   

 

                                         FIN

 

Un cumpleaños triste

Por Sayi Romero

 

         El Cronopio festeja. Festeja su cumpleaños. Invitó a las Esperanzas, los Yimiuña y los Calan, pero a los Famas no.    Le parece que son presumidos, arrogantes y ricachones. Dice que son  peches, que significa malos.

         Cuando los Famas se enteraron,  enojados estaban. Ellos sí lo habían invitado a su cumpleaños, y enojados partieron de la ciudad.

         Caminaron kilómetros encontrando una ciudad en donde ocultar su tristeza. Ellos no creían ser malos, aunque lamentablemente lo eran.

         Cronopio Hipa no los invitó a su cumple por haber empujado a su mamá… y tenía razón.

          -¡Ni qui lica toca rasi!- Decía una Esperanza. Y un Cronopio tratando de traducirlo dijo:

- ¡Oh ni! ¡A Fima a salidu di le ciudad! Cronopio Hipa, estaba muy triste, porque a pesar de todo lo sucedido, era  amigo de uno de los Fama, y no quería que le pasara nada.

         Mientras,  las Esperanzas, los Cronopios, los Yimiuña, los Calan y el Fama amigo, ya tenían hambre. Pero el Fama, con su comida reservada,  pudo aguantar.

         -¡Chin wi pica la chu cu se te cupe!- Traduciéndolo:

- ¡Si vin las huellis de a Fima!- Y muy contentos todos siguieron estas huellas.

         - ¡No puedo vivir en esta cuidad, por ese maldito Cronopio!, dijo un Fama mientras huía.

Axial, uno de los Famas, volvió a su ciudad a decirle al Cronopio lo que pensaba él, y qué tan mala fue su actitud en no haberlo invitado a su cumple. Decidido, partió.

         En cualquier momento se cruzarían y se podrían decir todo. Los Cronopios, las Esperanzas, los Yimiuña y los Calan se cansaron, y muertos de hambre regresaron a la ciudad.

         Fama Axial volvió y los demás también. Cuando todos volvieron, para no aburrirse, fueron de vuelta al cumpleaños, salvo Axial, que era muy orgulloso.

Bailaron, cantaron, y se rieron de los chistes que decían las Esperanzas.

         Fama Axial volvió al cumpleaños, y para ver si se habían preocupado por él, se dispuso a ir a ver qué pasaba allí.

         Vio a todos divirtiéndose, bailando, riéndose, se puso a llorar en la esquina, lamentándose, preguntándose por qué no lo habían invitado.

         -Escucheo algui- dijo un Cronopio. Todos salieron a ver de quien era ese insignificante llanto.

         Era el fama. Todos fueron rápidamente a ver qué le pasaba.

         -No invitaron a mi a su cumple- decía entre esas lagrimas. El Cronopio, le explicó todo. Y el Fama, esta vez,  en lugar de ser arrogante,  pidió disculpas, algo que a todos les sorprendió.

- ¡Vin a mi Cumpe!- dijo contento. El fama asintió alegremente.

- ¡Le torta! ¡Le torta!- Fueron todos a comer la torta y felices se hicieron grandes amigos nuevamente.

 

FIN

 

El escritor y sus personajes.

Por Enzo Ibarra

 

Yo estaba sentado mirando hacia la ventana que da a la calle cuando de repente un ser desconocido apareció. Era como una mancha volando y poseía un color rojizo tirando a bordó. Empecé a mirar fijamente unos minutos cuando de un suspiro de esfumó.

Desde ese día empecé a sentir ruidos extraños como voces, también tenía sueños raros como imaginarios. En los sueños aparecían cosas raras, una de ellas bailaba mientras otras cosas malas y aburridas le pegaban.

Esos sueños los tuve durante un mes, creo. Hasta que tuve una idea…  decidí hacer un comic con los personajes de mi sueño.  Empecé a escribir y escribir.

Pero sentí que me faltaba un personaje,  aunque no cualquier personaje, tenía que ser alguien tranquilo, muy tranquilo.

Empecé a imaginar, pensaba y pensaba hasta que pensé que ese personaje podía ser yo. Me agregué y empecé a escribir de nuevo hasta que llegué al final.
Presenté el cuento en un libro y me gané un premio como mejor cuento del año.
Los sueños los sigo teniendo, pero no me molestan hasta el día de hoy.
Soy muy feliz.

 

FIN

 

La pelea entre Cronopios, Famas y Esperanzas

Por Ailín Letorneau

 

Un día había un Cronopio alegre porque estaba muy ordenada su casa. Al rato vio a una Fama bailando catala en frente de su casa y cantando y  bailando desordenadamente .

El  cronopio se puso muy triste  porque los Famas son muy desordenados. Al rato, miró de vuelta y la Fama seguía bailando catala y cantando muy desordenada. Hasta que  llego una Esperanza muy enojada y le dijo a la Fama que dejara de bailar.

La Fama le contestó que no quería. La Esperanza se puso furiosa y fue a llamar a sus amigos para que fueran a pegarle.

Mientras la Fama bailaba catala, llegaron las Esperanzas y le dijeron por última vez que dejara de bailar catala, y que dejara de cantar.

Y la fama les contestó que ¡¡no!! .

Entonces las Esperanzas la agarraron entre todas y le empezaron apegar hasta que la dejaron tirada en el suelo toda lastimada

Y se durmió de tantos golpes que le dieron las Esperanzas. Al otro día se despertó y estaba recuperándose con las demás Famas viendo como bailaban felices  porque ninguna Esperaza los molestaba.

El Cronopio les había contado a las demás Famas que unas Esperanzas le habían pegado por ue estaba bailando y cantando enfrente de una de ellas. Las famas se enojaron mucho.

Las Esperanzas se enojaron mucho porque se enteraron que el Cronopio les contó a las Famas que ellas le habían pegado a una Fama. Entonces fueron de inmediato a buscar al Cronopio para pegarle por lo que había hecho.

Pero el cronopio no se encontraba en su casa.

Las Famas se enojaron mucho.  Se fueron al rato, cuando las Esperanzas iban muy enfadadas a ver si había llegado el Cronopio.

En el camino se encontraron y las Esperanzas les dijeron que dejaran de bailar y el Cronopio les contestó que ¡no!

Entonces las Famas, el Cronopio y las Esperanzas empezaron a las piñas y las Famas y el Cronopio  vencieron  a las Esperanzas.

Las Esperanzas estaban tiradas, todas lastimadas porque las Famas le dieron una lección para que aprendieran a respetar a los demás. Las famas y el cronopio estaban muy contentos y felices.

 

FIN

 

 

 

 

Palabras claves
publicado por cem16roca a las 11:44 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Esta entrada no admite comentarios.
Sobre mí
FOTO

SEBASTIÁN ZUMPANO



» Ver perfil


Calendario
Ver mes anterior Noviembre 2017 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930

Buscador
Blog   Web

Nube de tags  [?]

Tópicos
» General (22)

En imagen

La institución

La institución

Secciones
» Inicio

FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad